martes, 15 de febrero de 2011

LOS PELIGROS DE LA LECHE Y SUS DERIVADOS.

Tomar Leche de Vaca es adecuada, y es verdad que ella nos aporta calcio y salud a los humanos?







                           

Los peligros de la leche y sus derivados

A pesar de la creencia general la leche animal no es adecuada para el consumo humano. Puede provocar numerosas patologías. Y no ayuda a fortalecer los huesos; en Estados Unidos, el mayor consumidor mundial de leche, es donde hay más casos de osteoporosis. Al contrario, la leche animal nos acidifica y desmineraliza pudiéndonos provocar osteoporosis. De hecho las mujeres vegetarianas que no toman leche tienen un 18% de pérdida de hueso mientras las omnívoras padecen una pérdida ósea del 35%. En cuanto a los niños lactantes sépase que éstos asimilan bien la caseína de la leche materna pero no la de la leche de vaca. Ésta puede inflamar el organismo y ser causa de intolerancias y alergias.
Además está constatado que los niños que toman varios vasos de leche al día tienen sus arterias en peores condiciones que los que no la toman. Sin olvidar que la leche de vaca contiene 59 tipos diferentes de hormonas que pueden ser causa de muy diversas enfermedades degenerativas. Es hora de que sepa: el consumo de leche -y sus derivados -se ha relacionado ya con la anemia ferropénica, la artritis reumatoidea, la osteoartritis, el asma, el autismo, las cataratas, la colitis ulcerosa, la diabetes mellitus tipo i, los dolores abdominales, la enfermedad de crohn, las patologías coronarias, la esclerosis múltiple, el estreñimiento, la fatiga crónica, las fístulas y fisuras anales, la incontinencia urinaria o eneruresis, las migrañas, los problemas de oídos y garganta, la sinusitis, las reacciones alérgicas, el sangrado gastrointestinal, el síndrome de mala absorción, los trastornos del sueño, las úlceras pépticas, la acidosis, la preeclampsia, la dificultad de aprendizaje en niños, la infertilidad femenina, los linfomas y los cánceres de estómago, mama, ovarios, páncreas, próstata, pulmón y testículos.
Existen tantos mitos con respecto a la leche de vaca, desde el combatir la anemia y que el niños crecerán fuertes como toros, hasta que no existe desayuno sin leche.
Lo cierto es que a la luz de la ciencia, la leche de vaca, no sólo no tiene hierro, y por lo tanto no es útil para combatir la anemia, sino que su contenido excesivo de aminoácidos contribuye a la osteoporosis.
La leche de vaca viene compuesta para hacer que los terneros doblen su peso en 47 días y adquieran 140 kilos en un año. Lo que no guarda relación con los seres humanos.
Es importante recordar que ninguna de las especies animales toman leche después de destetados, con excepción de los seres humanos. La masificación del consumo de leche de vaca en el mundo es muy reciente. Los chinos y japoneses, en 5,000 años nunca tomaron leche de vaca, los incas, mayas y todos los pueblos antiguos jamás la tomaron.
El único pueblo de Asia que toma leche de vaca es India y es uno de los países que más problemas endémicos presenta en la salud mundial.
El alto contenido de grasa en la lecha de vaca es muy perjudicial. El yogurt tiene casi el 50 % de grasa, los quesos 60 a 70 %, la mantequilla 100 %.

Leche de vaca y diabetes
Una de las causas de diabetes juvenil es el consumo de leche de vaca, ya que provoca la destrucción de las celulas que producen la insulina del páncreas.
La relación de las cataratas y el consumo de leche está directamente relacionado, con la galactosa que contiene. Igualmente, en el cáncer de ovarios y próstata.
La incidencia del cáncer en mamas, ovarios y próstata es miles de veces menor en los pueblos que no la consumen. Los estudios confirman que el no consumo de leche disminuye este riesgo.

Intolerancia a la lactosa
La intolerancia a la lactosa aparece desde los 4 años en el niño, quien no puede digerir este tipo de azúcar. Ello ocasiona gases, diarreas, cólicos. Inclusive la alergía a las proteínas de la leche es entre 5 al 10 % de la población mundial.
La leche es uno de los alergénicos más nocivos para el bebé. En la osteoporosis es una de las causas, los pueblos que no consumen leche de vacas tienen una incidencia mucho menor de osteoporosis que los que si la consumen.
Los lácteos tienen una relación directa con la osteoporosis, tanto la leche como los quesos y otros derivados.

Leche pasteurizada
Si la leche de vacas o productos derivados han sido pasteurizados, el problema es mucho mayor, su calcio y fósforo se torna nocivo y contribuye a la aparición de tumores cancerígenos en mamas, ovarios, próstata y colon. Evita los productos con leche pasteurizada.
De la leche de vacas si se pueden extraer algunos productos aislados que pueden tener alguna contribución positiva, inclusive serán muy útiles para los pueblos que padecen de hambre crónica, pero si se puede escoger y existen en el mercado otras opciones es preferible tomar otras opciones.
La alimentación tiene un gran número de posibilidades, debes escoger la mejor. La avena, quinua, kiwicha, soya, trigo, centeno, son otras opciones.
Por cierto que una pizza de vez en cuando no te hará daño. Sin embargo, existen muchas personas que se sientan a ver televisión comiendo pizzas o trozos de queso todo el tiempo, lo que será perjudicial.
Un yogurt natural, sin azúcar, igualmente puede ayudar en la flora intestinal, o como parte de una cura del tracto digestivo, pero no tomar en exceso ni toda la vida.
Debes evitar el yogurt y la leche entera con azúcar o frutas ya que contribuyen a la acidez de todo el organismo, principalmente para acrecentar ciertos dolores o enfermedades crónicas.
Evita al máximo la leche de vaca o elimina de tu dieta su consumo.
En todo caso prueba con dejar los lácteos por unos tres meses para ver como te sientes. Hazte todos los exámenes antes y después para ver los cambios, sobretodo en tu estado de ánimo y metabolismo

Fuentes : http://trinityatierra.com/2011/02/15/los-peligros-de-la-leche-y-sus-derivados/

              http://vidaok.com/elimina-lacteos-alimentacion-leche.html

              http://www.notmilk.com/