sábado, 21 de enero de 2012

"La Reencarnación", vivir sin miedo a la muerte.

El escritor inglés Alan Watts habla de que en una sociedad como en la que vivimos una de las grandes formas de control que tiene el estado es el miedo a la muerte de los ciudadanos, si no existe miedo a la muerte, a lo desconocido, no hay de donde sujetarnos. “El arte del gobierno es llenar el vacío más allá de la muerte con amenazas no especificadas para poder controlar a la gente dicendo ’si no haces lo que digo te mato, o te mataras a ti mismo’, y mientras tengamos miedo de eso y pensemos en la muerte de esa forma podremos ser controlados”. ¿Pero que sucede cuándo ya no le tenemos miedo a la muerte, cuando conocemos lo desconocido?

El cuerpo “físico” no existe. Este se hace “materia” sólo dentro de nuestro cerebro como una ilusión sensorial, ya que la física cuántica ha demostrado que todo lo que compone nuestro universo es energía e información. La señal que se hace información en nuestro cerebro es constituida por las diversas frecuencias a las que vibra la energía, que una vez captadas por nuestro aparato perceptual se transforman en las “formas” que vemos.

Entender ésto es fundamental para saber que cuando hablamos de cuerpo, en realidad estamos hablando de un campo electromagnético de energía que vibra. Nada más, ni nada menos.

El bioquímico y profesor de psiquiatría canadiense Ian Stevenson dedicó gran parte de su vida al estudio científico de la reencarnación. Durante más de 40 años Stevenson estudió más de 3 mil casos de niños que parecían recordar experiencias de otras vidas, documentando lo que decían y cotejando datos con las vidas de las personas que decían haber sido.
Stevenson, amigo del escritor inglés Aldous Huxley, fue uno de los primeros científicos en experimentar en los 50s con LSD, una experiencia que transformó su vida. En 1957 fue nombrado Director de la Facultad de Psiquiatría de la Universidad de Virginia, una de las pocas universidades que realizan estudios paranormales. En 1967 el inventor Charles Carlson donó un millón de dólares a la Universidad de Virginia y otro más a Stevenson para fondear su investigación.
A diferencia de aquellos que usan la hipnosis como método para obtener información sobre supuestas vidas pasadas, Stevenson basó sus estudios en niños de 2 a 4 años que al parecer pueden recordar episodios de sus vidas anteriores y proveer datos que pueden ser comprobados. Muchos de los casos de Stevenson parecen ser detonados por una muerte violenta. En varios casos recopiló testimonios y registros médicos relacionados a marcas de nacimiento y deformaciones congénitas que parecían corresponder al tipo de muerte descrito por los niños y regristradas en las autopsias de las personas que decían ser.

El Dr. Ian Stevenson, médico y psicoanalista ya fallecido, es el referente científico sobre el tema de la reencarnación. Con un equipo de la Universidad de Virginia, ha venido entrevistando a varios niños que dicen recordar vidas pasadas.

Stevenson ha notado que la gran mayoría de estos niños sufren trastornos de ansiedad y fobias, y lo más curioso que ha encontrado tal vez, es la constatación de marcas de nacimiento y cicatrices en estos niños, que coinciden con las de las personas que ellos recuerdan fueron antes. Como si no sólo las características de la personalidad se transfiriesen a un nuevo cuerpo, sino también las físicas. Teniendo en cuenta que nuestro cuerpo toma “forma” y se “modela” con nuestros pensamientos, no sería un fenómeno descabellado, que la información (el contenido) de esos pensamientos pudiese trasladarse a formar un nuevo cuerpo físico.

El equipo de Stevenson ha investigado incluso estadísticamente el fenómeno desde 1961 y se han publicado numerosos artículos y libros que puedes consultar
aquí.

Sus áreas de investigación fueron Asia, Norteamérica y Europa. Niños de varios países que recordaban con detalle sus
vidas pasadas. El American Journal of Psychiatry, publica en Abril del 2005, un artículo confeccionado por el equipo de Stevenson sobre “Los casos de reencarnación en Europa”.

El método de investigación del equipo de Stevenson está basado en las técnicas psíquicas para la recuperación de la memoria, de modo que estamos hablando netamente de un campo mental y no del estudio físico o corporal de la
reencarnación y el mismo científico encuadra el fenómeno como “paranormal”.

La Xenoglosia (la capacidad para hablar lenguas no conocidas) y la técnica de regresión a vidas pasadas, son también estudiadas con el objetivo de encontrar evidencias que avalen este fenómeno.

En la actualidad se está llevando a cabo un
experimento sobre la reencarnación, en el que participa una psicoanalista y varios investigadores cuyas profesiones son las de autores de libros. Por lo que en éste tampoco podemos encontrar las bases científicas, sobre todo porque el tema tiene su morbo, y la base de este experimento podría ser sólo la de promocionar el interés del público.

Para aquellos no familiarizados con el trabajo de Stevenson, ver dos de sus libros, Twenty Cases Suggestive of Reincarnationand Where Reincarnation y Biology Intersect, donde presenta su hipótesis de la realidad de las vidas pasadas y su influencia en las presentes.

Aquí tenemos una breve descripción de su trabajo en relación a la sexualidad:

Muchos de estos niños con memorias de vidas pasadas muestran habilidades o talentos que tuvieron en sus vidas pasadas. Habitualmente niños que pertenecieron al sexo opuesto en su vida anterior muestran dificultades para adaptarse al nuevo sexo. Estos problemas relacionados al 'cambio de sexo' pueden conducir a la homosexualidad más adelante en sus vidas. Ex-mujeres que renacieron como hombres querrán vestirse como mujeres o preferirán jugar con niñas en vez de chicos.

Hasta ahora todas estas extrañezas humanas han sido un misterio para los psiquiatras convencionales - después de todo, los padres no pueden ser culpados por los comportamientos de sus hijos en estos casos. Después de mucho tiempo, la investigación de la reencarnación está arrojando algo de luz sobre el tema. En el pasado, los doctores culpaban tales peculiaridades por la falta o exceso de ciertas hormonas, pero ahora tendrán que hacer un replanteo. [HK: Por supuesto, podría no ser ninguna de las dos, dependiendo del individuo.]







James Leninger, el niño de 11 años que recuerda la vida de un piloto que murió en la Gran Guerra

El pequeño James Leninger sorprendió a sus padres revelando información de la vida de otra persona; después de investigar, la información que proveyó probó su misteriosa veracidad: ¿es James Leninger la reencarnación de un piloto que murió luchando el Segunda Guerra Mundial?




James Leninger es un niño de 11 años que parece recordar la vida de un piloto que murió en la Segunda Guerra Mundial. Desde muy pequeño James mostró un sobresaliente interés e incluso conocimiento por los detalles técnicos de la aeronáutica militar. Esto llevó a sus padres a preguntarse de dónde obtenía esa información. Poco a poco James empezó a revelar datos de la vida de un piloto que había muerto en la Segunda Guerra Mundial bajo el fuego de la artillería japonesa, James Huston II. El joven James incluso le dijo a sus padres que él era este hombre. Esto motivó a los Leninger a investigar la vida de este piloto y a llevar a James con los familiares del piloto muerto a quienes según ellos reveló datos que no podría conocer de otra forma más que compartiendo conciencia con Huston. Además, la familia Leninger llevó al pequeño James a Japón, a la zona en la que había muerto Huston.



 



De niño James había dibujado su muerte y escenas de guerra en numerosas ocasiones. Después de visitar la zona de su fallecimiento, James dibujó la misma escena solo que en paz, con unos delfines en el agua, el sol en el cielo: aparentemente habría sanado su psique y sus procesos psicológicos pendientes.
La historia de James Leninger, el niño en el que aparentemente reencarnó el piloto James Huston ha sido documentada en el libro Soul Survivor.
El bioquímico y profesor de psiquiatría canadiense Ian Stevenson dedicó gran parte de su vida al estudio de la reencarnación compilado lo que cree es un fundamento científico para explicar y comprobar este fenómeno. Durante más de 40 años Stevenson estudió más de 3 mil casos de niños que parecían recordar experiencias de otras vidas, documentando lo que decían y cotejando datos con las vidas de las personas que decían haber sido.


http://pijamasurf.com/2011/07/james-leninger-el-nino-de-11-anos-que-recuerda-la-vida-de-un-piloto-que-murio-en-la-gran-guerra/