viernes, 8 de febrero de 2013

"Recobra tu niñez" por Osho.

Todo el mundo suspira por ello, pero nadie hace nada por recobrarla. ¡Todos suspiran por ello! la gente continúa diciendo que la infancia es un paraíso y los poetas siguen escribiendo poemas sobre la belleza de la infancia. ¿Quién te lo impide? ¡Recóbrala! Coge esta oportunidad y recóbrala. La poesía no te ayudará y el recordarla no te servirá de nada. ¿Por qué no volver a ella? ¿Por qué no ser de nuevo un niño? te digo que si eres capaz de volverte de nuevo un niño empezarás a crecer de una forma distinta. Por primera vez estarás realmente vivo. Y en el instante en que tienes ojos de niño, los sentidos de un niño, vibrando con la vida, la vida al completo vibrará contigo. Recuerda, es tu vibración la que necesita transformación. El mundo está siempre vibrando en éxtasis, solamente ocurre que tú no estás en sintonía con ello. El problema no es con el mundo, es contigo: tú no estás en sintonía. El mundo está danzando, siempre en celebración, a cada instante está de fiesta. La fiesta prosigue por toda la eternidad, solamente ocurre que no estás sintonizado con ella. Te has separado de ella y te has vuelto muy serio, muy erudito, muy maduro. Estás cerrado. ¡Despréndete de este caparazón! Fluye de nuevo en la corriente de la vida. Cuando llegue la tormenta los árboles danzarán, tú también danzarás.
Cuando llegue la noche y todo esté oscuro, tú También te oscurecerás. Y por la mañana cuando el sol salga, déjalo que también salga dentro de ti. Sé como un niño y disfruta, sin pensar, el sabe que solo existe el Hoy, el Presente.
Un niño nunca piensa en el pasado. En realidad no tiene pasado en el que pensar.
Un niño no está preocupado por el futuro, no posee consciencia del tiempo.
Vive totalmente despreocupado. Se mueve momento a momento y nunca se queda con algo incompleto. Cuando se enfada, se enfada y en su enfado dirá tal vez : "Te odio."
Y no son sólo palabras, son la realidad. En verdad, en ese instante el siente un odio total.
Al instante siguiente se saldrá de él y se pondrá a reír y besará y dirá, "te amo." No hay contradicción.

Son dos momentos diferentes. Odiaba totalmente y ahora ama totalmente.

Fluye como un río, zigzagueando, pero esté donde esté, dondequiera que esté el río, él es total, fluye.