jueves, 1 de mayo de 2014

Creadores de nuestra realidad , desde el YO SOY ó del ELLO ?

La meta es VIVIR PLENAMENTE , dónde el MORIR no es un destino final, es sólo una entrada a la siguiente etapa de Vida.
Vivir plenamente , en conciencia, conociéndo quién gobierna mi existencia aquí y ahora.








Se puede decir muchas cosas sobre la Observación de Sí y acerca de lo que es y lo que no es. 
Los cambios que valen la pena en nuestra vida son interiores, de esa contemplación y observación que hagamos de nosotros mismos, el  hombre que decide buscar y encontrarse , es porque ha decidido emprender concientemente esa búsqueda y es en la observación. 

La observación de sí, seria y contínua, si se hace correctamente, lleva a definidos cambios interiores en el hombre.
Ante todo examinaremos la Observación de Sí en relación con el error que a menudo se comete al respecto. El error es confundir : observar y conocer

Conocer y observar no son la misma cosa. Hablando superficialmente, se conoce que se está sentado en una silla en una habitación, pero, ¡acaso se puede decir que en realidad se la observa? 
Hablando más profundamente, quizá se conozca que se está en un estado negativo, pero ésto no quiere decir que en realidad se está observando. Una persona me dijo que alguien le caía antipático,. Le dije "Trate de observarlo". Por que habría de observarlo, si yo ya lo conozco? 
Esta persona confunde observación con conocer. 
Esta persona además no ha entendido que la observación de sí, que es activa, es un medio de cambio de sí, mientras que el conocer que es pasivo, no lo es. Conocer no es un acto de Atención. La observación es un acto de atención hacia adentro, hacia lo que está sucediendo en uno. La atención debe ser activa -es decir dirigida- 

En el caso de una persona a la que le tiene antipatía , uno advierte los pensamientos que se acumulan en la mente, las emociones negativas que surgen etc.. Tambien se dá cuenta que se está tratando muy mal a la persona que se le tiene antipatía, nada de lo que se piensa o se siente es demasiado malo de la persona... más para darse cuenta es necesario observarse, hacer el acto de atención dirigida, no una tención pasiva.

La atención pertenece al lado observante, mientras que los pensamientos y las emociones pertenecen al lado observado, en sí mismo. 

Esto es dividirse en dos. Hay un dicho que dice: "Un hombre es primero uno, luego dos y luego Uno." El lado Observante es interior, voluntario, el Yo Observante está por encima de él YO, pero su poder varía por que en cualquier momento puede quedar anulado. 
En éste caso le llamamos estar identificados con el lado negativo. 

Se deja de observar, por que uno se volvió ese lado, ese YO , ese estado negativo. Cabe aclarar que ser negativo es lo más común, no así este acto de Observación de Sí. 

Si este YO observante es escuchado y atendido para actuar, el Yo negativo se vuelve en un YO conciente donde  el flujo de las cosas negativas no podrá sumergirlo tan fácilmente. 

La gente no sólo confunde el conocer con el acto continuo de la observación de sí sino que solemos creer que pensar es observar.

Pensar es muy diferente de observarse a sí mismo. 
Un hombre puede pensar todo el día acerca de su persona y no observarse a sí mismo ni siquiera una vez.
La observación de nuestros pensamientos no es la misma cosa que el pensar. Es ahora claro
que el conocer y el pensar no son la misma cosa que la observación.

Ahora nuestra interrogante surge y es : "¿Qué debo observar?"


 Primero, Saber qué es lo que se debe empezar a observar. Pero después un hombre debe
lograr una plena observación de sí mismo durante un día entero —o una semana— y verse a
sí mismo como una persona exterior. Debe pensar lo que pensaría si se encontrase consigo
mismo. Claro está que tal vez nos podamos dar cuenta que en el tiempo de nuestra observación llegamos a detestar lo que descubrimos ser nosotros mismos.

 Al poner en practica esta observación de nosotros mismos , para ubicarnos con el objetivo nos deberíamos de identificar con esa parte del Yo a quién observamos como el ELLO; no como si fuera Ël.


Esto significa que deberíamos identificar esa parte por conocer y descifrar : "¿Qué está haciendo ELLO?", y no "¿Qué estoy haciendo yo?" 

Sólo así como espectadores y observadores de nuestro ello percibimos claramente y realmente a las emociuones, los discursos, las manipulaciones, los dramas de autocompadecimiento, las mentiras, excusas e invenciones, las justificaciones, y así esa parte de nuestro SER que desconocemos, pero que por lo general todos criticamos en otras personas que nos rodean: 

¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, entonces mirarás claramente para sacar la paja del ojo de tu hermano.( Mt7:5)

Lo importante es entender que no somos finalmente quiénes hemos creído que SOMOS.
Hemos creído una mentira, un papel que hemos actuado durante toda nuestra experiencia en esta realidad, y tal vez miles de ellas en otro tiempo por hablar en un espacio finito.
Hemos actuado una comedia y magistralmente en mucho casos; y otros en peor de los casos incapaz de crear un personaje, simplemente existiendo, siendo arrastrado por las olas de esta experiencia en un océano de ignorancia e indiferencia.


En tal caso, lo apremiante sería quitar esa máscara como un acto en consecuencia de esa observación del ELLO; como sucedía con los antiguos griegos que representaban una "obra teatral" , de ahí la palabra "hipócrita" , en la que podían representar con ellas la persona o elpersonaje que ellos creaban en sus libretos a representar; y poder liberarnos de ESE quién NO SOY YO .

Establecer ese límite o delgada y peligrosa línea entre el que me domina y aquél que soy YO, NO DEJAR MÁS EL TIMÓN de mi vida A un perfecto desconocido, a un intruso que YO y solo YO le he abierto la puerta para que comparta esta experiencia conmigo.

Ese ello, que durante el día nos confunde, escuchamos su voz y actuamos en conformidad creyendo que el que habla soy YO, el YO SOY , el ser que tiene que obtener primeramente su libertad.
Decir no a esas voces que nos confunden a todas horas, que nos quitan el sueño , porque los considero como 
YO mismo.

Se dice que para que nosotros podamos llegar a tener ese descanso reparador que elsueño nos aporta, es por lograr desconectar el YO y el ELLO, es el momento en que ambos se separan, y es cuando durante esa etapa podemos descansar y seguir en esta experiencia o realidad, en la constante batalla interior que es la que estamos tratando de describir, para que una vez identificado el enemigo, tengamos la victoria, así y sólo así; no podremos seguir pegándonos con la roca todo el tiempo, sin avanzar , sin entender , sin ser el YO SOY , conciencia, verdad, amor, y libertad .

Nuestro triunfo sobre el ELLO negativo, esos YOES negativos que nos proporcionan sentimientos y emociones negativas, de ellas se nutre y crece y se fortalece, y aún mas se goza en elloy se deleita.

Nuestra recompenza en el observar el ELLO , es ya que una persona que es presa de él, de esos pensamientos, emociones y aciones negativas, es que está encadenado a una legión de ellos, lo que en las religiones podemos entender como estar poseídos por una legión de demonios, y ese hombre al ser presa fácil de ellos vive gozándose siendo negativo sin poderse librar de ellos; ya que lo último que buscaría es librarse de algo en el cuál se delita y goza, apartarse de algo que le proporciona placer y con lo que se identifica, y con lo cuál nos vamos transformando.




"El Diálogo Interior ,esa charla cotidiana con el "desconocido" de la casa "


Sor Juana Inés de la Cruz hace más de 300 años aproximadamente,  planteó en sus poemas el principio hasta hoy actual de considerar a la mente como: "La Loca de la casa"

No podemos dejar que ella nos controle, activando emociones, intenciones negativas que nos llevan presas a una vida de enfermedad física , emocional y espiritual.

De ahí muchos concluímos y cada día estamos mas seguros que somos lo que PENSAMOS.


Un 10% es lo que nos sucede , y el 90% restante es lo que ACTUAMOS o hacemos con lo que sucede.

El no observarnos y conocer al ELLO , viviremos dominados y arrastrado por él, eso es malvivir; no podemos depender del loco de la casa, dejarle a él nuestro destino.

El ELLO va de excitación en excitación, pero te aleja del placer ó gozo que te brinda la vida.

Se habla en términos científicos , como suelen hacer para que de alguna manera se escuche más serio, mas elaborado y más respetado por el juicio inmediato de las mentes que quieren obtener la solución "profesional" y "oficial" del diagnóstico de los "gurues médicos o científicos" , y ellos le han etiquetado como un síndrome mas : de "déficit de deleite" , o lo que en simple español podríamos decir , el síndrome de una persona vacía, la cuál nada le llena, nada le aporta un sentimiento de plenitud, felicidad, alegría, sólo un estado de negatividad permanente.

También en elegantes términos "científicos" se habla de que la humanidad presenta un síndrome de neurosis noógena, que traducido al lenguaje simple y llano es : el no tener un sentido propio de nuestra existencia, o sea ese estado de flotar en el limbo de la existencia, carente de un sentido existencial o de responsabilidad de la vida individual, del cuál hemos hablado anteriormente dentro de esta ya larga reflexión.

Ahora esa misma ciencia está difundiendo que nuestra salud depende directamente de nuestros pensamientos, que nuestra producción hormonal, endógena es afectada directamente proporcionalmente según nuestras intenciones incluso, o sea desde lo más profundo de lo que es nuestra conciencia.

Por lo tanto si acudimos a nuestro interior podemos encontrar y proporcionarnos de todo lo que nuestro SER necesita para ese equilibrio físico, , emocional y espiritual.
De ello lo constata la práctica del individuo en lo que son las diferentes variantes de la Meditación, de la práctica en la atención de frecuencias moduladas a diferentes rangos, llamadas binourales que nos proporcionan todo tipo de secreciones hormonales en nuestro organismo con simplemente poder escucharlas, hasta poder lograr estados de plenitud y éxtasis como lo provocan el uso de drogas en nuestros organismos; con la diferencia obvia de que no estamos ingiriendo ningún tipo de sustancia o medicamento externo, simplemente estamos provocando en nuestro interior un efecto en todo nuestro SER, obteniendo de nuestra fuente interna y encontrando ese manantial de agua viva, y que al poder llegar a él, de igual manera podremos sacar de nosotros mismos , manantiales de agua viva, dejar el agua encharcada, inmovilizada, que sólo hiede y da signos de muerte y de inmovilidad.

Podemos aprender a SER completos , equilibrados y por ende no enfermar , ser sanos de mente, cuerpo y espíritu.

Sí bien estar conciente de ese diálogo interno es imprescindible, los momentos para el silencio son de vital importancia, ese silencio interior, un silencio observando lo que sucede dentro de nosotros, y poder observar concientemente hacia el exterior.

Es preciso observar el ELLO. Es decir, es preciso ver todas las reacciones a la vida y las circunstancias como ELLO en uno y no como "Yo". Si se dice "Yo", entonces nada sucede. El decir "Yo", el sentir "Yo", hace que el cambio sea imposible. Si a cada estado negativo se dice "Yo", no se puede escapar. Al principio el hombre se toma a sí mismo como uno y dice "Yo" a todo cuanto sucede en su vida psíquica. Pero con el fin de cambiar debe llegar a ser dos.

 Es preciso que se divida a si mismo en ELLO y el "Yo" Observante —es decir, en dos—. Luego, más tarde, puede llegar a ser uno —una unidad—. El instrumento de la observación de sí se asemeja a un cuchillo que extirpa lo que no es nosotros. Cuando se ve lo que significa decir: "Este no es Yo", entonces se ha empezado a usar este instrumento.
En el momento en que alguien dice realmente: "¿Qué está haciendo ELLO?", en lugar de "¿Qué estoy haciendo yo?", ya empieza a comprender el Trabajo. Inmediatamente empiezan a establecerse una nueva serie de reacciones o más bien nuevas maneras de tomar las cosas.
Mientras se reaccione mecánicamente, no se puede cambiar. El cambio empieza cuando se toman las cosas comunes de una nueva manera. No se puede seguir siendo lo mismo —y cambiar—. Si se es siempre lo mismo significa que se reacciona siempre ante la vida de la misma manera.


 Pero en el hombre debe desarrollarse el conocimeinto y la observación del SER que es, considerando cambios que manifiesten un nuevo cuerpo en nosotros para que llegue a la UNIDAD, en control del hombre que solíamos SER.


Un hombre, una mujer, deberían aprender al cabo de un tiempo qué significa el trabajar sobre sí y no seguir siendo una mera función de las condiciones externas —esto es, trastornados, aburridos, desdichados, cuando para ellos las condiciones externas no son agradables, y excitados y entusiastas cuando las condiciones externas son favorables. Esto es vivir en los opuestos, o ser merced del pensamiento que nos dirige negativamente, y que hemos tratado antes.
No podemos vivir como autómatas o máquinas programadas y esclavizadas a un programa que nos domina y que  impotentes vamos de la desdicha a la felicidad y de la felicidad a la desdicha. 

No se hace nada para crear la propia vida, para crearse, en suma, a uno mismo. 

La vida entonces nos arrastra como una correa de transmisión hace funcionar centenares de pequeñas máquinas. Este no es un estado deseable, porque entonces no hay nadie, se es en realidad nadie, sin el poder de transformar una situación cualquiera. 

Se gasta todo el dinero y luego no se tiene nada, por así decirlo. No hay fuerzas de reserva. Nada se crea en uno mismo.
En este caso uno está identificado con cuanto sucede. Somos o creemos según las diferentes situaciones externas , seres dominados por las circunstancias , seres no autogobernados.


Nuestra tarea es vivir por arriba de lo que antes parecían unos gigantes , las cosas desde lo alto se ven pequeñas, porque porfin entendemos quienes somos, seres infinitos, creadores,
Está en nosotros cambiar diametralmente nuestra realidad, al verla ahora contraria a lo que antes parecía, vivir en otro nivel más alto,esa dimensión a la cuál todos los seres despiertos anhelamos pasar.
Lo que antes veíamos como un desastre ahora la apreciación es totalmente contraria, y aquello le damos la dimensión correcta, 

Otra de las enseñanzas que recuerdo haber conocido , también provienen de la doctrina cristiana, sabiendo que por consecuencia de la enseñanza fuente que fue el gnostisismo, y de la cuál se desprende infinidad de conceptos que han tomado las religiones mas difundidas como el cristianismo; y es aquella en la cuál, Yeshua les muestra a sus discipulos en medio de una tempestad, ante el peligro inminente de sucumbir ante la tormenta todos dentro de una indefenza embarcación, la lección suprema de NO TEMER, y en esa situación adversa y ante la cuál en automático como reacción ya preprogramada en nuestro ser por condicionamiento, él les muestra que camina sobre el mar, SOBRE, no toca el agua, no se mete a nadar, les enseña que hay que subir, arriba, accesar a un nivel en el que nuestros pies no aterrizan en los conceptos de esta realidad, que nos esclavizan y nos llenan de miedo.